Este hotel ofrece un precioso ambiente rústico con acabados elegantes. En el restaurante podrá degustar comidas caseras deliciosas, elaboradas con ingredientes frescos del mercado, mientras disfruta del paisaje de este pueblecito catalán de montaña.

Disfrute de los alrededores rurales en los interiores de la Fonda Merce. Las habitaciones han sido elegantemente reformadas, con suelos de parqué y preciosas vistas, con tonos primaverales que le subirán el ánimo. La fachada de la Fonda Merce ofrece un trabajo tradicional en piedra de Llívia.

Este pequeño lugar de España está completamente rodeado por Francia, ya que está a sólo 2 km de la frontera. Llívia goza de un precioso escenario montañoso y de un paisaje verde perfecto para quienes deseen disfrutar de actividades al aire libre y de las estaciones de esquí cercanas, para estancias de invierno.

Facebook Twitter